Psicología,  Sexología

Relaciones tóxicas- ¿lo ves o no lo ves?

Relaciones hay muchas, todas distintas aunque con cosas en común. Pese a que seamos nosotros mismos en nuestras relaciones, ninguna relación que tengas será igual a otra que hayas tenido, porque cada relación es un mundo. Tal vez con una pareja has hecho ciertas cosas que con otra pareja no has hecho ,o al revés, has hecho con una pareja lo que con otra nunca hiciste. Así como todo aquello negativo que hayas pasado en una relación no vas a permitir que te pase en otra, porque ya has sufrido una vez y no piensas dejar que vuelva  a pasar.
Todo esto no siempre es así de fácil, porque hay veces que te prometes no pasar por lo mismo y acabas pasando otras cosas peores, o repitiendo aquello que no querías repetir en una relación.  Cuando ocurren estas cosas y te dejas de lado a ti mismo/a, es cuando aparecen las relaciones tóxicas.

Definimos como relación tóxica aquella que no nos permite ser nosotros mismos, aquella que sólo nos trae prohibiciones, órdenes, coacciones, que nos reprime y nos trae más momentos amargos que felices. Posiblemente leyendo esta definición nadie admitiría que tiene una relación tóxica, pero para que una relación sea tóxica no tiene que cumplir todos los aspectos, con cumplir algunos ya estaríamos frente a este tipo de relación.
Y es que no somos capaces de ver que vivimos en una relación tóxica hasta que dejas de tenerla, hasta que das el paso de dejar a tu pareja o te dejan.  Es entonces cuando te das cuenta de las cosas que has perdido, las cosas que dejaste de hacer porque a la otra persona no le gustaban, porque te decía que no estabas actuando bien, cuando te hacía sentir como una mala persona cuando en realidad no era así.
Muchas parejas tienen una relación tóxica y no lo saben, lo que pasa es que se han acostumbrado a ese tipo de relación y ya la ven como normal, han aprendido a convivir con ello y no creen que están dentro de este grupo, pero a continuación te daremos unos ejemplos.

1-No sales si no sale el otro miembro de la pareja. Siempre que quieres salir de fiesta o a tomar algo lo haces con tu pareja para que no se enfade, para que no sienta celos o piense que prefieres irte a “ligar”.

2-Sales con tus amigos/as y se enfada. De esta forma está  coaccionándote para conseguir que te quedes. O bien no dice nada pero después cuando llegas está como molesto/a.

3-Dejas de hacer algo que te gusta. Porque a la otra persona no le gusta que hagas.

4-Discutís muchísimo. Donde 9 de cada 10 discusiones acabas llorando de forma desconsolada.

5-Saca lo malo de ti. En vez de potenciar y animarte en las cosas que emprendes te acaba quitando la ilusión haciendo que se te vayan las ganas de hacer lo que antes te ilusionaba.

6-Poca felicidad y mucha tristeza. Te da alegrías, pero también tristezas, y cuando lo pones en una balanza te das cuenta que tienes más penas que alegrías. Es clave para ver que es una relación que no te hace feliz y es tóxica. Aunque en estos casos las parejas acaban valorando más los pequeños momentos de felicidad y acostumbrándose a los malos sin darle más importancia. Esto es un error.

7-Sexo por obligación. Cuando el sexo es obligado por tu pareja o lo haces sólo por no discutir te das cuenta de que algo no funciona bien. Porque el sexo nunca debe ser obligación sino algo que eliges  para disfrutar de ese momento íntimo.

Hay más ejemplos, pero hemos resumido nombrando los más relevantes, así como algunos más complicados de ver.
Las personas tenemos buena capacidad para acostumbrarnos a lo que conocemos, nos sentimos cómodos y no lo solemos cambiar, sin saber que tal vez podríamos estar mejor o que lo que tenemos es una relación que no nos hace bien.

Tras muchas de estas relaciones se esconden lo que todos conocemos, la violencia de género, y sin darnos cuenta podemos ser víctimas. No hace falta recibir un golpe de nuestra pareja para considerarlo violencia de género. El más difícil de detectar y el más dañino es el maltrato psicológico, porque se hace poco a poco y acaba doliendo más que el maltrato físico.
Puede que alguna vez hayamos tenido ,o  tal vez, algunos tengan hoy en día una relación tóxica y no nos hayamos dado cuenta. Cuando alguien te anula hasta el punto de que pierdes la ilusión por todo, que nada te llena o te hace feliz, que ya te pierdes tanto que ni te reconoces y dices: “ yo no soy así” y te das cuenta que eres así porque te están anulando como persona, es cuando tienes que decir: “ hasta aquí” y buscar lo que te haga feliz.

Porque tu pareja te tiene que querer como eres, con tus virtudes, con tus defectos  y hacerte sentir que puedes ser tu mismo/a. Es entonces cuando puedes decir que tienes una buena relación, podréis discutir, podréis tener malos momentos, pero en eso se basan las relaciones, en momentos buenos y malos pero siempre luchando juntos.

¿Has tenido una relación tóxica?, ¿Cómo saliste?, ¿Qué te hizo verlo?
Desde Divanate te animamos a que compartas con nosotros tu experiencia o nos preguntes aquello que necesites saber. Puedes escribirnos a nuestro correo electrónico divanate@outlook.com

Puedes seguirnos en nuestras redes sociales de Twitter, Facebook e Instagram en @divanateconmigo

Gracias por vuestros comentarios y leernos cada semana!!
DIVANATE-SIÉNTELO-SUÉLTATE

DIVANATE

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *