Psicología

Libertad y vida. Bonitas palabras.

Últimamente no dejo de preguntarme qué está pasando con las personas. Me sigue sorprendiendo que en pleno 2021, tras vivir una pandemia mundial, tras vernos en situaciones que no esperábamos encontrarnos, tras ver cómo tanta gente que quiere vivir, muere. Aún así, sigamos malgastando el tiempo y continuamos olvidando las cosas que son realmente importantes.

Agresiones a colectivos homosexuales, botellones masivos sin distancia de seguridad y sin mascarilla, violaciones a menores, o en grupo, violencia de género y odio a todo aquello distinto a lo que se considera «normal» por una sociedad que parece libre, pero no lo es. ¿Dónde queda el: «no hagas a los demás lo que no te gustaría que te hiciesen»? ¿Dónde está el: «Tu libertad acaba dónde empieza la mía»?
Libertad, bonita palabra, pero que mal la utilizan algunxs.

La libertad que se ve influenciada por el miedo en algunas ocasiones . Miedo a ser » diferente», a mostrarte como eres, a vivir el amor libre, a vestir como quieras, a decidir qué quieres ser en la vida o quién quieres ser en la vida, miedo a gritar que eres una persona transexual que solo quiere ser feliz. Miedo a luchar por lo que quieres, a andar sola por la calle siendo mujer. O a que te agredan, simplemente porque alguien ha implantado una idea «holocáustica», de que hay que «dar una paliza » o «enderezar» al «diferente» .
Es triste que sigamos sin entender nada de la vida, de que no entendamos que la libertad es parte de la vida , y el respeto es la clave para vivirla.

El problema reside en la educación y la empatía de las personas. Primero entra la educación que hayas recibido, los valores, el respeto y la comprensión de la vida que tu familia te ha inculcado. Y en segundo lugar, entra la empatía, puesto que algunos entienden a la otra persona porque ha pasado por lo mismo , otrxs porque , aunque no lo han vivido, saben ponerse en su lugar. Y el resto, aunque no lo pueda entender, lo apoya y respeta, simplemente por el hecho de que esa persona pueda ser feliz. ¿A caso no se trata de eso la vida? De ser feliz. Como quieras, pero feliz.


Los golpes, el dolor, el abuso de poder, los insultos, el bullying, la homofobia, la misoginia, el racismo, los partidos que propician ideologías fascistas… ¿Qué clase de mundo estamos construyendo?

No somos capaces de ver el esfuerzo de los sanitarios que están al pie del cañón día tras día, intentando que no se les note el cansancio o las secuelas de haber visto cosas tan duras, que les han cambiado la vida. No somos capaces de entender que todo esto no ha pasado, que hay que seguir luchando día a día. Tampoco somos capaces de respetar al resto de las personas independientemente de cómo vistan , su raza, su religión, su orientación sexual, su identidad sexual, respetar cómo quieran ser, qué quieren ser, cómo quieran vivir y sentir. Sin miedo a que les peguen, a que les griten por la calle, a que les persigan y golpeen hasta dejarles sin vida.

Vive como quieras, porque vida solo hay una, y miedos hay muchos, pero de ti depende que el miedo te impida vivir. La vida tiene que ser libre, empática y respetuosa. No juzgues porque no entiendas, no agredas porque no compartes pensamientos, modos de vivir o formas de ser, distintas a la tuya. No amargues la vida de nadie porque la tuya esté amargada, o porque eres incapaz de aceptar que golpeas para no reconocer lo que llevas dentro. No dejes que nadie te impida ser feliz, cómo tú quieras.
Porque no tienes otra vida para hacerlo , así que empieza ahora a hacer mejor tu vida.

Vida, bonita palabra.

Divanate

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *