Sexología,  Sin categoría

Frecuencia sexual- ¿Hombres o mujeres?

Entre hombres y mujeres hay mucha diferencia sexual. No sólo por la forma de realizar el acto sexual, sino también por la duración, posturas y formas de realizar los preliminares.

Los hombres se excitan más con la mirada, con unos buenos tacones, con un picardías… ellos se excitan mirando.
En cambio las mujeres se excitan más sintiendo. Con el roce de la piel, los besos, las caricias, los susurros, el clítoris… hace que lleguen a su punto de excitación más alto.

¿Y la frecuencia sexual?

Las mujeres tenemos fama de ser “menos activas” en la cama. De ser las que no nos apetece mucho, pero cuando nos apetece…que arda Troya porque vamos con todo, y nada puede impedir que paremos.
Siempre hay excepciones, mujeres con una alta excitación, que igualaría la de un hombre. Con unas ganas continuas de disfrutar del sexo y liberar tensiones.
Puede que muchas mujeres no tengan estos altos niveles sexuales porque no saben disfrutar del sexo, porque no les gusta, no les divierte o tienen alguna disfunción sexual. Pero eso es algo que se puede solucionar.

Cuando la frecuencia sexual es diferente en la pareja, y a un miembro de la pareja le apetece con más frecuencia que al otro llegan los problemas.
Llegan los enfados, las malas palabras, las discusiones continuas, e incluso, puede que también las infidelidades.
Si a tu pareja le apetece siempre, y a ti casi nunca, podéis solucionar estos enfados llegando a un acuerdo. Algo que beneficie a ambos y que sea un esfuerzo mutuo por cumplirlo. Ni tanto ni tan poco, llegar a un acuerdo para poder estar ambos contentos y evitarse los problemas, las discusiones y las ofensas.

Puede solucionarse poniendo un poco de cada parte. Sería importante averiguar por qué a tu pareja no le apetece casi nunca, tal vez descubras la razón y así juntos afrontarlo para un buen disfrute sexual.
La comunicación en pareja es importante en este tipo de problemas, para que vuelvan las ganas.
También la rutina mata día a día las ganas, por ello es importante ir variando y cambiar tanto de lugar como de forma de forma de mantener las relaciones sexual. En la variedad está el gusto. Todos sabemos que si siempre hacemos lo mismo, al final acabamos por aburrirlo. Y el sexo no tiene que ser algo aburrido, sino todo lo contrario, divertido y placentero.

Vulgarmente se dice que ellos “siempre piensan en lo mismo”, pero igual simplemente es porque ellos siempre están dispuestos, pero ellas no.
Aunque hay excepciones tanto masculinas (con pocas ganas) y femeninas (con muchas ganas). Lo importante es encontrar un punto medio, intentar que sea algo para los dos, y que no depende siempre de una persona. ¿Creéis que podéis conseguirlo? Todo es cuestión de comunicación y de un poco de “tira y afloja”. Así ganáis los dos.

Os animamos a que encontréis por qué os ocurre. Analizad por qué no os apetece y haced algo para mejorarlo. Siempre podéis aprender a disfrutar más del sexo.
Y si no…¡Nosotros te ayudamos!

DIVANATE

Gracias por leernos. Si tenéis alguna duda podéis escribirnos a nuestro correo electrónico: divanate@outlook.com

Síguenos en Twitter, Instragram y Facebook: @divanateconmigo

DIVANATE-SIÉNTELO-SUÉLTATE

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *